#CBDArgentina

el

Se realizó el primer debate de cannabis medicinal en el Congreso de la Nación de la República Argentina.

En el día de ayer se inició el debate respecto al uso del cannabis en Argentina, el escenario fue el solar del Congreso de la Nación, donde se reunieron funcionarios de gobierno, asociaciones como Mamacultiva, activistas por el consumo recreacional, periodistas, médicos y curiosos.

Parece que el camino del diálogo no es fácil, mientras que algunos funcionarios gubernamentales intentaban encaminar la discusión para el uso medicinal y la molécula del CBD, algunos de los grupos de interés ponían el énfasis en el permiso de cultivo de la planta, dentro y fuera del congreso… Sí, en las redes sociales se presentaba como fundamento que la planta es necesaria porque el CBD solo quita muchas propiedades del aceite de cannabis que se realiza de forma “artesanal” o “casera”, pero esto ¿Es así?

Es una situación difícil, lo primero que sorprende es que durante el anterior gobierno que tuvo 12 años de gestión, el debate nunca llegó al congreso pero desde el ingreso del nuevo gobierno se han presentado proyectos de despenalización por parte de la diputada Conti, perteneciente al bloque del FPV correspondiente al proyecto político liderado por Cristina Kirchner; además claro del trabajo de comunicación de algunas publicaciones gráficas promotoras del consumo recreativo.
Ayer se escucharon en el congreso algunos argumentos como “Necesitamos el THC porque alivia el dolor“, y en honor a la verdad es cierto, la molécula de THC alivia el dolor sin la toxicidad renal y hepática que generan los fármacos convencionales, pero ordenemos la discusión:

  1. ¿Para avanzar en el tema conviene pedir el ingreso de la genética con altos tenores de THC, paralelamente al CBD, al autocultivo, y al cultivo comercial recreativo y medicinal?
    Claramente, no. La prioridad en Argentina debe organizarse en torno a modelos normativos de países con experiencia en el tema, y este antecedente marca concretamente que el THC solo servirá para extender la discución, pero la prioridad es el CBD.
  2. ¿Sobré que tenemos que focalizar en Argentina?
    Sobre los pacientes que necesitan el CBD, hablamos de niños, adolescentes y adultos, con diagnósticos que requieren del CBD (y todo el material científico ya comprobado) para mejorar su calidad de vida y el de sus familias.
  3. ¿Es mejor el aceite casero de cannabis, que el CBD Puro? ¿Cual es la diferencia?
    No existe ningún estudio científico publicado que demuestre que el aceite casero de CBD tenga mejores efectos que el CBD puro. La diferencia entre uno y otro responde al método de extracción uno se realiza con aceite dejando residuos del proceso dentro del producto final, y el CBD puro se extrae mediante CO2 crítico sin margen residual.

Si el foco de la discusión está en buscar el auto cultivo, y el ingreso comercial de genética con tenores de THC y CBD diversos, todo lo que logramos es extender la espera de miles de familias argentinas a las que el CBD les cambiaría la vida. No todas las familias de estos pacientes poseen los recursos para iniciar acciones contra el estado y favorecerse por jurisprudencia del ingreso de CBD judicializado, además de ser un camino legal extenso que solo logra crear un mayor nivel de ansiedad, estrés y conflicto para los responsables de familias con pacientes que NECESITAN DE CBD.

Por otra parte antes de pensar en el uso recreativo, es necesario generar un registro de diagnósticos avalados por la comunidad científica internacional para el uso de CBD, el número de pacientes registrados dentro del territorio con estos diagnósticos, y luego la observación de las condiciones de contención de la salud de estas familias (si poseen obra social, o no). EL trabajo continua con una evaluación de dosis demandas dentro del territorio mensual y anualmente, para culminar con una estrategia de política de salud pública que gestione entre los elementos comerciales y las normativas internas del país el modo más económico para el estado y más provechoso para la sociedad requirente.

Estoy segura que la ética de los funcionarios públicos y la sinceridad de las grupos de interés que participaron en la discusión, son capaces de concentrarse en el objetivo de hacer lo necesario, consensuando rápidamente para favorecer a la cantidad de familias, a las cuales el CBD les facilitaría una mejora sustancial en su calidad de vida diaria.
Dejemos el discurso del cultivo como una discusión secundaria y atendamos a los niños que,  mientras muchos fuman por placer, ellos no quieren fumar, ni plantar, ni comercializar, simplemente desean tener una vida que les permita interactuar con sus afectos, ir al jardín o a la escuela, aliviar la tensión de las convulsiones, minimizar la toxicidad del organismo recibida por los fármacos del mercado.

 

Espero que los activistas recreativos, las asociaciones de cultivo que esperan la despenalización para generar una actividad económica y los grupos económicos de comunicación especializada que buscan la apertura de un negocio publicitario y de ramificación (growshops, genética, producciones gráficas y tv), se abran de la discusión por respeto a mamás y papás que ingresan al debate para terminar con el sufrimiento de sus hijitos, y lo digo como madre y como experta en los intereses y elementos del sector comercial cannabico.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s